Métodos de gestión de proyectos según su tipología

¿Qué es un proyecto?

Según la definición del PMI (Project Management Intitute) un proyecto es:

un esfuerzo temporal que se lleva a cabo para crear un producto, servicio o resultado único”.

Al ser un producto, un servicio o un resultado únicos significa que, en mayor o menor medida, una de las características principales de los proyectos es la Incertidumbre, por lo tanto no pueden ser gestionados como si se tratara de un proceso en serie.

Tampoco debemos cometer el error de querer gestionar todos los tipos de proyecto de la misma forma. Existen tipologías de proyectos muy distintas entre sí y que, por lo tanto, necesitan ser gestionados de forma diferente.

Actualmente encontramos cuatro principales métodos de gestión de proyectos:

  • CPM – Método del Camino Crítico (Critical Path Method)
  • CCPM – Método de la Cadena Crítica (Critical Chain Project Management)
  • AGILE – Kan-Ban / Scrum adaptados a la gestión de proyectos
  • ETAPA / PUERTA – Específico para los proyectos de I+D puros

Cada uno de ellos tiene sus propias características y ofrece sus mejores resultados en determinado tipo de proyecto.

Todos los proyectos tienen en común un mayor o menor grado de Incertidumbre y tres requisitos a cumplir:

  • Objetivo
  • Presupuesto
  • Plazo de Ejecución.

En función del tipo de proyecto de que se trate alguno o algunos de estos requisitos tendrán más relevancia que los otros. O bien deberán cumplirse los tres imperativamente.

METODO CPM – CAMINO CRITICO

Pretende asegurar el Objetivo. El presupuesto y el plazo de ejecución quedan a expensas de la evolución real del proyecto.

Alternativamente, en algunos casos, se puede llegar a fijar también el Presupuesto o el Plazo de Ejecución. Pero en ningún caso los tres a la vez.

METODO CCPM – CADENA CRITICA

Desarrollado específicamente para cumplir los tres requisitos a la vez. Para ello es necesario que tanto el Objetivo, como el Plazo de Ejecución, como el Presupuesto estén bien definidos desde el inicio.

Su principal campo de actuación de encuentra en los proyectos que tienen un objetivo bien definido, un presupuesto cerrado y un Plazo de Ejecución que no puede ser superado. (Obra civil, ingeniería, …)

METODO AGILE

Este método tiene distintos enfoques, básicamente Kan-Ban y Scrum, que se centran en cumplir el Plazo de Ejecución, o el Presupuesto o ambos, pero siempre dejando el resultado final a expensas de la evolución del proyecto.

Su principal campo de actuación son los proyectos en los que no está definido exactamente el objetivo final y se requiere que el proyecto sea flexible en función de su propia evolución. (Desarrollos informáticos, Servicios, …)

METODO ETAPA / PUERTA

Específico para I+D puro. Consiste en la definición de etapas, tras las cuales hay una “Puerta” donde se evalúa el resultado de la etapa anterior y se decide si seguir con la siguiente etapa, si retrabajar la etapa anterior, o si abandonar definitivamente el proyecto. Cada una de las etapas se puede gestionar con CPM, CCPM o AGILE en función del tipo de I+D de que se trate. (Medicina, Nuevas tecnologías, …)

Todo lo anteriormente expuesto se puede resumir en la siguiente matriz:

¿Por qué es importante elegir una metodología de gestión de proyectos?

Muchas empresas no tienen una metodología definida de gestión de proyectos (o usan una que no se adapta adecuadamente a su casuística). Esto provoca que no consigan alinear correctamente las tareas con sus objetivos, y se generen retrasos en los plazos, sobrecostes y caos administrativo. Elegir una metodología que encaje con los requerimientos de nuestros clientes ayuda a enfocar los esfuerzos del equipo en lograr los objetivos y busca optimizar las labores de gestión para lograr sacar adelante las diferentes etapas del proyecto.

Si alguna vez te has preguntado si tu metodología es la óptima, te podemos ayudar estudiando tu caso particular.

Solicitud de información.











 

 

Noticias

Política de privacidad y condiciones de venta *