El Milkrun, una logística adecuada a la demanda

produccion adaptada a la demanda

Ya están lejanos los tiempos en los que Henry Ford decía: “El cliente puede escoger el color del coche que quiera siempre y cuando sea negro”. La personalización de productos para acceder a nichos de mercado cada vez más pequeños es una estrategia de marketing que se impone como vía para ganar cuota de mercado, especialmente en momentos como los actuales con una demanda estancada.

De forma que fabricar en series cortas y variadas, manteniendo unos costes ajustados, es una necesidad creciente que ya estamos viendo imponerse con fuerza en las fábricas más competitivas.

 

¿Interesado en el curso para el Diseño de aprovisionamientos Milkrun de organización industrial ? Sí, me interesa

 

En muy pocos años, las líneas de producción han avanzado en flexibilidad  y es fácil encontrar ejemplos como el de una factoría del sector línea blanca que en el plazo de tres años ha reducido sus lotes de producción de electrodomésticos de  900 unidades hasta… ¡30!

Este cambio ha sido posible en gran medida por el avance tecnológico pero también por la creciente implantación del Lean Manufacturing como Sistema de Producción, en la actualidad el mejor conocido para organizar la producción en series cortas y ajustadas a la demanda del cliente.

En muchas ocasiones éste avance en flexibilidad por parte de los medios productivos no ha ido sincronizado con un cambio de metodología de la logística de suministro interna que sigue anclada sin replantearse paradigmas del pasado.

Muchas empresas no saben resolver la aparente contradicción entre la necesidad de suministrar pequeñas cantidades  multiplicando los transportes y la idea arraigada de que la logística se optimiza justamente reduciendo los transporte y por tanto, moviendo grandes cantidades.

Milkrun es precisamente la herramienta de la Logística Lean que sirve para organizar el aprovisionamiento a entornos de producción en serie corta y variada de la forma más eficiente posible. Se la conoce también con otros nombres en el mundo industrial como Lechera, trenecito, Mizushumashi o “petit train”.

De forma breve podemos decir que Milkrun es un sistema de aprovisionamiento cíclico que suministra materiales en horas predefinidas, en pequeñas cantidades ajustadas a la demanda y directamente a los puestos de trabajo.

En la historia del Lean Manufacturing su origen se remonta al año 1955 cuando en una planta de Toyota descubrieron que era muy rentable que los operarios de línea se concentrasen en las tareas de Valor Añadido sobre el producto, sacando todas las operaciones de aprovisionamiento y asignándolas a un operario al que  denominaron “mizushumashi” (por la similitud de sus movimientos con ese insecto que vive en los estanques y que llamamos zapatero). En el 1977 el sistema evolucionó: crearon un trenecito de reparto y convirtieron al “mizushumashi” en el conductor, consiguiendo una mejora importante de la productividad.

Seguramente en este punto ha entendido los motivos generales que están llevando a muchas fábricas a poner en marcha estos sistemas de aprovisionamiento Milkrun. Pero quizás se pregunte si en su fábrica realmente hace falta o cuáles son las claves para un proyecto exitoso. Avancemos algo en este sentido.

Le invito a que se pare a observar su planta de producción durante unos 15 minutos sin hacer otra cosa. Reflexione sobre las siguientes consideraciones.

  • Su fábrica parece en realidad un almacén: hay más superficie ocupada por materiales que por máquinas y personas.
  • No ve a las personas en sus puestos de trabajo porque están literalmente rodeadas de materiales.
  • En una foto instantánea hay muchas menos personas realizando operaciones sobre el producto que personas paseando, buscando, cogiendo, reparando…
  • Cuando observa el ciclo de un operario, el tiempo real de trabajo sobre el producto es un porcentaje pequeño.
  • Ve personas abalanzándose sobre grandes contenedores para conseguir recoger los componentes.
  • Tiene pasillos muy anchos porque por ellos pasan elementos de manutención pesados (toros…)
  • La mayoría de los medios de transporte que hay en movimiento van vacios o devuelven materiales al almacén.
  • Cuando cuenta la cantidad de material dentro de un contenedor se da cuenta que tiene para horas e incluso días de producción.

Si las conclusiones que saca no son muy positivas, probablemente un Milkrun le ayudará a mejorar su eficiencia.

No obstante antes de ponerse manos a la obra hay algunos puntos que debe tener muy en cuenta para valorar si puede hacerlo por sí mismo o necesita algo de formación o ayuda externa, en caso que así sea, puede ponerse en contacto con Festo para recibir orientación profesional:

  • El diseño de un Milkrun es sencillo y muy metódico pero implica una lógica de pensamiento diferente a la del diseño logístico tradicional.
  • Necesitará cambiar mentalidades y pensar con una visión de sistema que considera la logística como un servicio a la línea de producción.
  • El diseño y puesta en marcha es un proyecto multidisciplinar que implicará el entendimiento y el trabajo en equipo de Producción, Logística e Ingeniería. Además de algún cambio en sus respectivas áreas de influencia.
  • Un Milkrun eficiente necesita de un diseño de la línea de producción adaptado. Es muy posible que tenga que replantearse por tanto, cómo están diseñadas estas líneas.
  • En la mayoría de las ocasiones, la mayor ganancia de productividad no es en logística sino en producción. Típicamente puede ganarse entre un 15 y un 30% de productividad en la línea de producción.  En la parte logística, aunque lo habitual es ganar en torno a un 5 -10 % de productividad, hay que estar dispuesto incluso a asumir perdidas.

En mi experiencia, cuando una organización decide poner en marcha un aprovisionamiento Milkrun, una vez pasadas las dificultades propias de un cambio de forma de trabajo, nunca quiere volver atrás. Porque el sistema genera una serie de beneficios realmente valiosos:

  • Mejora la seguridad de la planta al eliminar los medios de transporte pesados (transpaletas, toros…)
  • Libera gran cantidad de espacio en la planta productiva que permite el crecimiento sin inversión.
  • Permite calcular con precisión el personal necesario en logística.
  • Regulariza tanto los procesos logísticos como los productivos.
  • El aprovisionamiento cíclico estandarizado permite establecer una dinámica de Mejora Continua.
  • Permite trazar mucho mejor los problemas ligados al sumisito de materiales.

 

Fruto de la creciente demanda de personalización del producto, la producción en series cortas y variadas se va imponiendo rápidamente. Adaptar la logística interna a esta nueva realidad es una necesidad que implica un fuerte cambio en la lógica tradicional de concebir los flujos logísticos. Milkrun es la herramienta para organizar una logística de suministro frecuente y en cantidades pequeñas de forma lo más eficiente posible. El diseño Milkrun es sencillo y sistemático, pero requiere un cambio de lógica y un enfoque multidisciplinar que puede complicar su puesta en marcha. Formar al equipo de trabajo y contar con el respaldo de una persona con experiencia en implantación Milkrun ayuda a garantizar el éxito y reducir el plazo de puesta en marcha. Una vez implantado el sistema proporciona excelentes resultados de productividad y ahorro de espacio además de sistematizar los procesos logísticos.

 

Francisco Gil Vilda (Consultor Industria Asociado)

francisco.gil@festo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *