Plan de Formación para el Mantenimiento Autónomo

Puesta en marcha del Pilar de Mantenimiento Autónomo

Líder mundial del sector de la alimentación y dispone de múltiples plantas en los cinco continentes. Con un nivel tecnológico de las instalaciones alto, se constató la necesidad de formar in situ a los técnicos de mantenimiento en el control, monitorización y mantenimiento básico de los componentes instalados en sus máquinas, con el objetivo que éstos lo trasladen a los  operarios de línea, cómo primera fase del pilar del Mantenimiento Autónomo (MA) dentro de un plan de implantación de TPM en la planta.

Desarrollo del proyecto

Objetivo:

En una primera contacto con el responsable de TPM, se nos indicó que para la puesta en marcha del primer pilar (MA), era necesario que los técnicos de mantenimiento impartiesen la formación a los operarios de línea. Se partía por tanto, de un plan de formación de formadores en los que era necesario capacitarlos en el conocimiento de los sistemas electroneumáticos y sus componentes. Dado que se pretendía acelerar en la puesta  en marcha del pilar MA, se decidió en primera fase, centrarse en una formación orientada  en mantenimiento y reparación de los componentes electroneumáticos instalados en la fábrica. Paralelamente se logró aumentar el conocimiento técnico de los equipos y la comprensión de los procesos secuenciales de la máquina, ayudando por tanto a la localización de averías.

Situación inicial:

A partir de la realización de un test,  se constató que la gran mayoría de los técnicos de mantenimiento tenía un nivel bajo en sistemas Electroneumáticos y conocían poco o nada los componentes  con los que trabajan; el conocimiento estaba centrado en dos personas en toda la planta. Solo se focalizaban en cambiar componentes averiados pero no en  indagar en la solución de las averías. No se seguía ningún protocolo de trabajo ni tampoco se utilizaba la documentación técnica como apoyo en las reparaciones y/o mantenimiento.

Propuesta de valor:

Una formación muy práctica, centrada en el  control, monitorización,  mantenimiento y reparación básica de componentes e instalaciones neumáticas, así como en establecer un protocolo de detección y resolución de averías.

Resultados (beneficios y ampliaciones):

Más allá de capacitar a los técnicos de mantenimiento, se detectaron puntos clave de mejora en las líneas que redundaron en:

  • Reducir los paros en máquinas por fallos de presión
  • Controlar la regulación de los movimientos neumáticos sin necesidad de parada de máquina
  • Conocer las posibilidades de estandarización y simplificación de sistemas
  • Posibilidad de reducir un 20% el consumo de energía neumática
  • En una segunda fase, se prevé formación avanzada en conocimientos teóricos que van a permitir poder realizar modificaciones y mejorar las máquinas para eliminar fallos de montaje, de diseño o de aplicación de los sistemas neumáticos.